Los trámites relacionados con el testamento de un familiar suelen conllevar algunas dificultades por desconocimiento o burocracia

La gestión de la herencia de un familiar es un trámite a veces complicado, sobre todo por el momento en que se produce, pues tras el fallecimiento de un ser querido no se reúnen a veces todas las fuerzas necesarias para afrontar numerosas reuniones y gestión de documentos que son indispensables en estos casos.

Es por ello que la ayuda de un profesional se convierte en casi obligatoria para poder llevar a buen puerto la gestión de la herencia o testamento y más que nada todo lo relacionado con la liquidación de los impuestos correspondientes.

 

¿Ha fallecido algún familiar tuyo y necesitas gestionar la herencia? Déjalo en manos de los mejores profesionales.

Antes de iniciar los trámites hay ciertos conceptos a tener en cuenta, por ejemplo, saber qué es un testamento y quién puede testar. El testamento es el acto jurídico por el cual una persona dispone para después de la muerte del dueño. Cuando una persona muere sin dejar testamento se dice que ha fallecido abintestato o intestada. El testador es la persona que hace testamento. Puede testar quien tiene capacidad de obrar y la ley no se
lo prohíbe expresamente.

De estas definiciones se extraen otras no menos importantes en todo el procedimiento de gestión de las herencias, por ejemplo el concepto de ‘heredero forzoso’, que define a los hijos y descendientes, o a falta de los anteriores los padres y ascendientes y el viudo o la viuda.

 

Desde Martínez Lafuente Abogados podemos asesorarte legalmente con la gestión de la herencia y con la liquidación de los impuestos correspondientes.

A partir de ahí es muy necesario, y para ello la ayuda de un profesional con experiencia puede ser de gran utilidad, tener claras ciertos aspectos establecidos por la ley que influirán en todo el proceso. Por ejemplo, ¿en qué consiste la legítima de cada heredero?

Pues según está establecido, para los descendientes supone dos tercios de la herencia, ya que, implica el tercio de legítima y el tercio de mejora. Para los ascendientes implica la mitad del caudal hereditario, excepto que coincidan con el cónyuge viudo, caso en el que la legítima de los ascendientes será de un tercio de la herencia. Para el cónyuge viudo tiene derecho al usufructo de un tercio de la herencia o bien le corresponde el usufructo de la mitad de la herencia.

Se trata tal y como se puede observar de conceptos algo complicados de asimilar sin la ayuda de un abogado experto en herencias. Un profesional que también puede responder a las dudas que se generan en torno a los impuestos que hay que abonar. En una herencia se paga el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y la plusvalía municipal.

Otro tema que suele ser habitual en las consultas a nuestros profesionales es la posibilidad de heredar siendo pareja de hecho. Esta circunstancia depende de la comunidad autónoma donde se haya fijado la residencia. Hay Comunidades Autónomas que han regulado en su legislación la materia relativa a las parejas de hecho, concediéndoles derechos y prestaciones como al matrimonio con el fin de asemejarlas en condiciones a éste, aunque muchas veces sólo a nivel de reconocimiento oficial, y no en lo que respecta a ser llamados a la sucesión en el caso de las herencias intestadas.

El derecho sucesorio exige una gran especialización en herencias y sucesiones. Hay que valorar tanto patrimonial como fiscalmente la situación tras el fallecimiento debido a que a menudo se generan situaciones complejas jurídicamente haciendo que los herederos y legatarios se vean inmersos en una gran avalancha de trámites legales.

Martínez Lafuente Abogados cuenta con la experiencia y profesionalidad acreditadas para acompañarte en todo lo relacionado con el trámite de una herencia. Solicita ahora más información o contacta con nuestro despacho para comenzar el asesoramiento.